Publicado: 13 de Diciembre de 2019

"Al menos 43 personas han muerto este domingo en el incendio de una fábrica en Nueva Delhi (India) en la que dormían algunos de sus empleados. El incendio se produjo a primera hora de la mañana en un barrio antiguo de la capital, según ha indicado Monika Bhardwaj, comisaria adjunta a cargo de esta zona del norte de Nueva Delhi. La responsable explicó que 16 personas se encuentran además hospitalizadas. En un primer momento, el portavoz del servicio de bomberos de la capital india, Atul Garg, elevó la cifra de heridos, entre leves y graves, a 64, según la Agencia EFE.

Las víctimas son "obreros que dormían en el interior del edificio de cuatro o cinco pisos", ha explicado a la agencia France Presse Sunil Choudhary, jefe adjunto de los bomberos de Nueva Delhi. Los socorristas rescataron con vida a unas 50 personas, ha indicado este portavoz. Los bomberos han explicado que las condiciones de acceso a la zona del siniestro, un mercado de venta al por mayor con poca iluminación y situado en medio de callejuelas estrechas, han sido muy complicadas.

Las televisiones locales difundieron imágenes de los bomberos transportando a residentes y heridos fuera de las pequeñas calles peatonales hasta llegar a los lugares donde esperaban los vehículos de los bomberos y las ambulancias. El edificio, arrasado por las llamas, estaba repleto de mochilas escolares y de material de embalaje, según los equipos de rescate, que no han informado hasta ahora de la causa del incendio. Arvind Kejriwal, jefe del ejecutivo local, calificó el suceso de "trágica noticia".

"Los bomberos han terminado las operaciones de rescate y no hay más víctimas. Todavía no sabemos qué provocó este incendio ni si el fuego se vio agravado por la presencia del plástico almacenado y de otros materiales de este tipo", ha declarado Monika Bhardwaj. "La mayoría de las personas que murieron estaban durmiendo cuando comenzó el incendio y fallecieron asfixiadas", ha añadido.

En numerosas ciudades indias, las fábricas y talleres se sitúan en barrios antiguos y modestos, donde los alquileres tienen precios asequibles. Por la noche, los trabajadores más pobres duermen en sus lugares de trabajo. Muchos de estos empleados vienen de otras regiones o son extranjeros y esto les permite ahorrar dinero. Sin embargo, la desorganización y la ausencia de medidas de seguridad a la hora de construir y de trabajar provocan a menudo accidentes mortales.

Varios allegados de las víctimas han afirmado a AFP que la mayoría de los obreros eran migrantes provenientes del Estado indio de Bihar, una de las regiones más pobres del país. Algunos cobraban solo 1.000 rupias al mes (unos 12,70 euros), ha añadido.

Todavía se desconocen las causas de este incendio mortal, el peor ocurrido en Nueva Delhi desde la muerte de 59 espectadores en un cine en 1997, afirmaron las autoridades indias."

Fuente: El País