Publicado: 14 de Junio de 2016

«La alimentación es un aspecto básico para el correcto desarrollo y supervivencia del ser humano. A pesar de ello, la sociedad no es del todo consciente de su vital importancia. Actualmente, en la sociedad la afección cardiovascular supone hasta un 38% de las bajas laborales. Tanto cardiopatías, como obesidad, como cáncer están directamente relacionados con la alimentación. Por tanto, podemos observar la relación entre alimentación y prevención en el ámbito laboral.»

Una buena alimentación es clave para mejorar el rendimiento laboral, tanto física como intelectualmente. Existen alimentos o grupos de alimentos que, por su composición, potencian o favorecen la productividad laboral, puesto que disminuyen la sensación de fatiga y aumentan la capacidad de concentración.

La dieta ideal debe ser variada con el fin de favorecer un mejor estado de salud a los trabajadores. Los alimentos para rendir más son los siguientes: «Cereales, fruta, pescado, carne, frutos secos y chocoate/caco.»

«Una adecuada combinación de los alimentos de cada grupo, poniendo especial atención en el consumo de cereales, frutas y verduras, equivale a una alimentación equilibrada que ayudará a los trabajadores en la realización de sus tareas diarias. »

Por el contrario, una alimentación monótona, poco variada, y con ausencia de algunos elementos fundamentales para el organismo puede afectar al estado físico del empleado. Por tanto, se observa que la alimentación no es solo un hecho importante para la salud de uno mismo, sino que poco a poco, va afectando a los trabajadores de la empresa causando bajas laborales.